Un Deseo para las Fiestas: Antecedentes de la campaña

Introducción a la Campaña

Las voces de los niños rara vez son escuchadas en el debate sobre la inmigración. La campaña un Deseo para Nuestras Familias permite que todos los niños puedan expresar un deseo importante: poner fin a las deportaciones y detenciones para que las familias y las comunidades puedan estar juntos.

Los deseos pueden ser escritos o dibujados por niños de cualquier edad, tanto por niños cuyas familias están en riesgo directo de la deportación y otros que pueden imaginar el impacto de la separación de la familia a sus amigos y compañeros de escuela. Juntos, todos nuestros deseos van a mandar un mensaje fuerte: que nuestras familias y nuestras comunidades no deben ser separadas por la deportación.

Un Deseo para Nuestras Familias es la extension de una campaña llamada Un Deseo para las Fiestas que se llevó a cabo durante los meses de noviembre y diciembre del 2011. Logramos recolectar miles de “deseos” de niños en todas partes del país y se los entregamos a 54 miembros del Congreso y a una representante de la Casa Blanca, justo antes de la navidad. Todas las cartas están archivadas aquí.

Por favor ayudenos a seguir recolectando más deseos. Un Deseo para Nuestras Familias es un proyecto de We Belong Together (WBT), una iniciativa de la Alianza Nacional de las Trabajadoras del Hogar y el Foro de Mujeres Norteamericanas de Origen Pacífico o Asiático. WBT pretende dar a conocer los efectos de las injustas leyes de inmigración en las mujeres, niños y familias.

Antecedentes sobre los temas

En los últimos años, la expansión que ha realizado el gobierno federal en los programas de control migratorio ha dado lugar a un fuerte aumento de detenciones y deportaciones. Más de 1 millón de inmigrantes han sido deportados durante los tres años que Obama ha estado a cargo - un número mucho mayor que en anteriores presidencias.1 Mientras que debates braman sobre el "roto" sistema de inmigración de los Estados Unidos, la criminalización de los inmigrantes se ha intensificado. El impacto de estas políticas en los niños pasa desapercibida.

En los seis meses entre enero y junio del 2011, los EE.UU. deportó a más de 46.000 padres de niños ciudadanos americanos. Este número representa casi uno de cada cuatro de las personas deportadas durante este período, un aumento dramático en las tasas previas de deportaciones de padres.2 En los últimos diez años, los padres de 100.000 niños fueron deportados.3 En muchos casos, estos padres se han visto obligados a dejar a sus hijos, o sus hijos han sido tomados por la fuerza y colocados en hogares de cuidado de crianza.4 Actualmente hay más de 5.000 niños bajo cuidado de crianza en todo el país, que no pueden reunirse con sus familias como resultado de las detenciones y deportaciones de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).5

El creciente número de deportaciones sólo pinta parte de la imagen. Detenciones de inmigración ponen a las familias y los niños en un limbo legal. Mientras sus casos están siendo revisados, los inmigrantes pueden ser retenidos en centros de detención durante días, semanas o meses. 363.000 personas fueron detenidas durante el año 2010, con un promedio de 36.000 inmigrantes en los centros de detención en un día determinado.6 Los inmigrantes a menudo son enviados a centros de detención lejos de sus hogares, lo que hace difícil o imposible para que las familias puedan mantener contacto con sus familias, o para cumplir con los requisitos de la corte que les permita mantener la custodia de sus hijos.

El clima de miedo creado por estas detenciones y deportaciones es grave. Además, las políticas como Comunidades Seguras y el programa federal 287(g), que permiten la colaboración entre el ICE y policías locales, han tenido un impacto negativo sobre los 5 millones de niños calculados en los EE.UU. que tienen al menos un padre indocumentado. Se estima que casi tres cuartas partes de estos niños son ciudadanos de EE.UU.7

El impacto en los niños de la separación de la familia es muy profundo. Los niños cuyas familias han sido destrozadas como consecuencia de la deportación y la detención de los inmigrantes a menudo encaran dificultades económicas, problemas emocionales y de conducta, disminución profunda en el rendimiento educativo y sufren resultados negativos de la salud. En general, los niños sufren un trauma psicológico severo cuando se les separa de sus seres queridos. En algunos casos, los niños están presentes cuando los agentes de policía o ICE detienen a sus padres por razones tan leves como infracciones de tráfico. Presenciar estos incidentes crea impresiones duraderas. Además, los niños se encuentran a menudo en posiciones de cuidadores de sus hermanos menores cuando sus padres son detenidos. Niños en todo el país viven con el temor de que sus padres sean deportados.

No es sólo los hijos de padres deportados y detenidos que sufren como resultado de la ley de inmigración. Décadas de trabajo realizado por los defensores de prevención de la violencia se ven socavados por las políticas que impiden a las mujeres de llamar a la policía. Sobrevivientes de violencia doméstica son reacias a llamar a la policía por temor a que la policía las deporte a ellas o su cónyuge, con consecuencias a veces fatales. En los arrestos duales erróneos, víctimas de violencia doméstica pueden ser arrestadas. Los sobrevivientes de asalto sexual evitarán los hospitales y los servicios por temor a la participación de la policía. Programas como 287(g) y Comunidades Seguras vencen cualquier obligación de seguridad pública al impedirle a las víctimas inmigrantes la sensación de seguridad necesaria para reportar crímenes.

Las comunidades alrededor también son afectadas negativamente por las actividades del control migratorio. Cuando el miedo se apodera de las comunidades, las familias de inmigrantes suelen sacar a sus hijos dela escuela, lo que resulta en disminución de la matrícula escolar, inestabilidad en el aula y una caída en los ingresos derivados de la matrícula del distrito escolar. ICE invierte aproximadamente $2.55 mil millones cada año en Operaciones de Detención y Deportación,8 en momentos en que comunidades se enfrentan a recortes en los servicios sociales. Detenciones y deportaciones roban las comunidades de recursos vitales - de los cuales los más importantes son la estabilidad y la libertad de no tener miedo.

Notas

  1. Por ejemplo, el gobierno federal calculó que deportaría 400,000 personas durante el año fiscal 2009-2010, 25% más que el numero total de deportaciones in 2007 bajo la administración de Bush. Aumentan las deportaciones de inmigrantes ilegales bajo la administración de Obama, Washington Post, 26 de julio, 2010, http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2010/07/25/AR201007...
  2. Familias destrozadas, la peligrosa intersección del control migratorio y el sistema de bienestar de niños, Applied Research Center, 2011, http://arc.org/shatteredfamilies.
  3. Enfrentando nuestro futuro: Niños en el período subsiguiente al control migratorio, The Urban Institute, Febrero, 2010 http://www.urban.org/uploadedpdf/412020_FacingOurFuture_final.pdf
  4. Reconocido por el mismo ICE, en promedio, 17 niños son puestos en el cuidado del estado cada día, como resultado de la detención y deportación de los padres inmigrantes. http://www.ice.gov/doclib/news/library/factsheets/pdf/day-in-life-ero.pdf
  5. Familias destrozadas, la peligrosa intersección del control migratorio y el sistema de bienestar de niños, Applied Research Center, 2011, http://arc.org/shatteredfamilies.
  6. Ibid.
  7. Enfrentando nuestro futuro: Niños en el período subsiguiente al control migratorio, The Urban Institute, Febrero, 2010 http://www.urban.org/uploadedpdf/412020_FacingOurFuture_final.pdf
  8. ¿En el mejor interés de los niños? Las consecuencias de perder un padre legal inmigrante debido a la deportación, International Human Rights Law Clinic, UC Bekeley, marzo 2010, http://www.law.berkeley.edu/files/Human_Rights_report.pdf